LUIS ALBERTO TOLEDO

CANTO DE ARMÓNICOS
” La música es una miniatura de la armonía del universo entero, porque la armonía del universo es vida en si misma, y el hombre, siendo a su vez otra miniatura del universo, muestra acordes armoniosos o desafinados en su pulso, en el rimo cardíaco, en sus vibraciones, ritmo y tono. Su salud o enfermedad, su gozo o su malestar, todo muestra la presencia o no de música en su vida”
Hazrat Inayat Khan
El canto armónico, difónico o canto de garganta, supone una técnica vocal que se caracteriza por producir dos o más sonidos de modo simultáneo , un sonido grave ( sonido fundamental o bordón) y un sonido agudo ,llamado sonido armónico, formado por armónicos naturales del sonido fundamental
Canto antiguo y con su origen en diferentes culturas , nos muestra las excelencias del sonido(compuestos de vibraciones o frecuencias múltiples)como elemento fundamental, vital armonizador.
A través de la práctica podemos aprender a cambiar nuestras propias frecuencias, podemos modificar nuestro ritmo vibratorio por medio de los sonidos que generamos con el canto.
La vibración generada por los armónicos armoniza la estructura energética, física y anímica.
Activa las glándulas cerebrales, estimula la generación de endorfinas, lo que redunda en un estado profundo de relajación física y mental. Conduce a un estado de serenidad, alegría y paz.
La voz humana es el más rico instrumento musical en los armónicos, debido a nuestra capacidad para hacer el más minúsculo de los ajustes posible, afinando así la voz más allá de la capacidad de la mayoría de los instrumentos musicales.
El canto de armónicos, cuando se practica con intención, puede servir como una herramienta muy poderosa para una “remodelación” vibracional; en otros términos, un modo de reprogramar nuestros cuerpos físico, mental y emocional con un modelo más armonioso, natural y “afinado”.
Beneficios que se pueden apreciar a través de la práctica continua de “La Voz y el Canto de Armónicos”:
-Expansión de la capacidad respiratoria.
-Relajación
-Mayor conocimiento de la voz propia.
-Mejora de la concentración
-Aumento de la energía
– Ampliación de la escucha profunda.
– Mayor manejo de la afinación.
– Desarrollo de la intuición.
– Aumento de la percepción.
– Desarrollo de la expresión vocal.
– Integración hacia el trabajo grupal.
– Vivencia del aspecto meditativo del sonido.